REVISTA TRAPECIO

Inicio » Cuento » Cuento: “Mi nueva cocina”, de Rosendo Arvizu Avalos

Cuento: “Mi nueva cocina”, de Rosendo Arvizu Avalos

¡Ahora sí me escucharás, querido esposo!… ¿qué pasa?, ¿te espantó mi reacción? Te he aguantado tanto en diez años, pero no pude soportar que tiraras el sartén con la salsa Alfredo sobre mis gabinetes nuevos. Si vieras tus ojos, son dos túneles por donde llega el asombro. Claro, no puedes creer este impulso mío porque para ti soy la santa, la humilde y la que siempre calla para no discutir. Mírate ahora, débil frente a mí. ¿Qué haces?, resistiré tus golpes de hombre herido; ¿acaso tratas de ahorcarme, imbécil? Te dije que hablaríamos después de la cena, pero explotaste y dañaste mi hermosa cocina de gabinetes en PVC, color plomo oscuro; con topes en granito blanco y con agarraderas en acero inoxidable: bella. Si no te contestaba al momento que cortaba las verduras, no era porque te ignoraba; solo trataba de evadir una pelea maquillada, según tú, de finanzas; sí, maquillada, porque tu verdadera frustración y coraje es por no poder tener hijos. En los primeros cinco años, tu malestar por no tener familia era algo sutil y llevadero; pero cuando el doctor te afirmó ser estéril tus corajes fueron más intensos, y con el paso de los años me humillabas por cualquier cosa. Todo este tiempo me refugié en mi trabajo, en cocinar nuevos platillos internacionales, en hacer mi maestría en literatura y en buscar la manera de hacerte feliz. Ahora, lo que son las cosas, si pudieras observarte, de rodillas frente a mí. ¿Recuerdas cuando me cuestionabas para qué me serviría la escritura creativa? Pues bien, tan pronto llegue la policía tendré la oportunidad de contar mi mejor cuento: diré que me lanzaste el sartén, me golpeaste y, sin compasión, comenzaste a estrangularme; que al sentir mi inminente muerte logré agarrar el cuchillo, con el cual corté las verduras, y lo espeté en tu cuello. Así nadie sabrá que fui yo la primera en atacar al apuñalarte en la yugular; porque te aguanté todo, excepto ensuciarme mi nueva cocina.

FIN

 Este cuento fue uno de los finalistas seleccionados por el jurado del Décimo Campeonato Mundial del Cuento Corto Oral para ser leído en público la noche del 5 de junio de 2015.

trape_peq_1502015-06-17 10.14.52Rosendo Arvizu Avalos es de San Luis Potosí, México. Obtuvo un grado de maestría en Creación Literaria de la Universidad del Sagrado Corazón en junio de 2004. Desde el año 2000 radica en Puerto Rico, y ha obtenido varios grados universitarios en Biblia y educación.

Anuncios

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: