REVISTA TRAPECIO

Inicio » Cuento » Cuento: “Sueño de milenios”, de Ivette Rivera Morales

Cuento: “Sueño de milenios”, de Ivette Rivera Morales

Despertó desnuda frente al Big Ben. El cielo llora la resaca de ciento diecisiete noches de juerga con Jack Daniels. Ella miró a las nubes grises mientras trataba de entender qué le sucedía a su mente. Se percató de la vulnerabilidad en su cuerpo. Era la primera vez que mostraba sus vísceras al ojo público. Miró en dirección del norte, un hombre con manos fuertes de vikingo le saludó con una seriedad solemne. Era Manuel Ramos Otero. Trató de levantarse para caminar en su dirección, las rodillas le fallaron. Cayó de bruces frente a él. Las heridas de sangre volvieron a abrirse. Suspiró profundo. Sintió las gotas duras del aguacero en sus manos arrugadas. Recogió agua entre sus palmas y limpió sus cicatrices abiertas. Cuando se recuperó del encuentro doloroso, levantó los ojos hacia el este. Se encontró con la sonrisa de Ramón Emeterio Betances. Tuvo la sensación de comunicarse con él a través del pensamiento… “eres libre”, recuerda ¡eres libre! Una legión de almas negras, mestizas, blancas y amarillas de todas las épocas se sacudían el abuso al ritmo de tambores africanos. Suspiró la esperanza, miró hacia el sur. Allá una María Magdalena de rasgos orientales le ofrecía un kimono de seda. Mientras se reconocían una a la otra, a la mujer le cambiaba el rostro con una expresión que le venía de adentro… era Julia de Burgos.

Con el cuerpo cubierto, caminó hacia el oeste. Allí Yuiza la miraba con recelo. La mujer le abrió los brazos del alma a la Cacica Guerrera, esta le sonrió y le entregó una pluma dorada. Luego, el rostro de Yuiza se transformó en Luisa Capetillo, en Juan Antonio Corretjer, en Clemente Soto Vélez; en todos los rostros sensibles que besaron el papel del tiempo. Al despertar, el sombrero de Pedro Albizu Campos y el espejo de Lola Rodríguez de Tió descansaban en sus pies. Primer mandamiento: honra a tu padre el verbo y a tu madre la palabra hasta que la muerte los separe.

FIN

Este cuento fue uno de los finalistas seleccionados por el jurado del Décimo Campeonato Mundial del Cuento Corto Oral para ser leído en público la noche del 5 de junio de 2015.

trape_peq_150

Anuncios

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: